Que trata la Sexología Clínica? Demandas más habituales

Que trata la Sexología Clínica? Demandas más habituales

Como seres sexuados que somos, los humanos sentimos y expresamos la sexualidad, pero que pasa cuando surgen problemas o no hay bastante satisfacción con la calidad de nuestra vida sexual?

Los trastornos sexuales pueden impedir desarrollar una vida sexual llena y acabar afectando tanto a la autoestima, como la relación de pareja o la salud en general. Las causas pueden ser físicas, psicológicas o una combinación de ambas pero, independientemente del origen se viven con mucha angustia, frustración y sobretodo en muchas ocasiones se viven en silencio por la vergüenza que genera.

Desde la década de los años 60 (incluido mucho antes) se habla de la revolución sexual donde se produjo una disociación entre sexualidad y reproducción que nos tendría que haber llevado a vivirla de forma libre pero, debido en la educación sexual recibida, los “roles de género” que todavía perduran en muchas ocasiones o las influencias culturales y religiosas, continúa siendo uno tema tabú y no es de extrañar que pasen años desde el inicio del trastorno sexual hasta que se solicita ayuda profesional en sexología con la posible agravación de la problemática (una disfunción eréctil puede derivar en un trastorno de deseo sexual hiperactivo en el hombre o una dispareunia puede derivar en un vaginismo).

La prevalencia de las disfunciones sexuales femeninas es muy elevada y las mujeres presentan problemas sexuales me mayor medida que los hombres.

Afortunadamente, cada vez son más las personas que rompen su silencio y superan la barrera de la vergüenza posándose en manos de especialistas que los pueden ayudar a tener o recuperar una vida sexual satisfactoria.

Entre las demandas más solicitadas en consulta de sexología en relación a trastornos sexuales en hombres nos encontramos:

Disfunción eréctil: Incapacidad persistente o recurrente para conseguir o mantener una erección apropiada hasta el final de la actividad sexual desprendido de haber recibido una estimulación adecuada. La ansiedad, el estrés o una depresión pueden estar detrás del origen de esta problemática sobre todo en hombres de menos de 50 años; pero con independencia que exista una causa orgánica originaria, en toda disfunción eréctil hay un componente psicológico que afecta dado que es un trastorno que genera mucha frustración, ansiedad y la tendencia de los que la sufren es a evitar las relaciones sexuales.

Eyaculación precoz: Falta de control de forma voluntaria para posponer el orgasmo de forma que la eyaculación se produce antes de la penetración o justo desprendido de esta. A pesar de que algunos hombres no lo consideran un problema, la falta de control puede generar unos niveles de ansiedad y preocupación que dificulten o impidan disfrutar de las relaciones sexuales. El origen de este trastorno suele ser una combinación de factores orgánicos, psicológicos y sociales.

Deseo sexual hipoactivo :Consiste en la ausencia permanente de deseo y motivación para tener relaciones sexuales. En varias ocasiones la falta de deseo viene derivada otras disfunciones sexuales previas reales o imaginadas (pensar en que “no se da la talla”). El mayor factor de riesgo de la falta de deseo masculino es la edad, pero alteraciones en el estado de ánimo o los conflictos de pareja también pueden actuar como factores de origen.

En en cuanto a las mujeres, las demandas más frecuentes en consulta de sexología sobre los trastornos sexuales destacan:

Deseo sexual hipoactivo: Ausencia o disminución de pensamientos o fantasías sexuales y del interés para iniciar relaciones sexuales, en presencia d‘adecuados inductores externos del deseo. Puede estar asociado a otros trastornos como el trastorno de la excitabilidad.

Vaginismo: La característica esencial de este trastorno es la contracción involuntaria de los músculos de la vagina (espasmos) provocando que el coito en las relaciones sexuales sea muy doloroso y casi siempre imposible. En este trastorno habrá que descartar la existencia de causas orgánicas, pero las causas originarías suelen ser de tipo psicológico. La mayoría de las mujeres que presentan esta problemática no acuden a consulta en sexología hasta el momento en que quieren ser madres. Hay que tener presente que lo *vaginisme tiene un excelente pronóstico y cuanto antes se solicite ayuda, antes se podrá posar solución.

–Anorgasmia: Imposibilidad o dificultad para llegar al orgasmo a pesar de haber una fase previa de excitación normal y una adecuada estimulación en intensidad y duración. Una educación sexual inadecuada, escasa intimidad y comunicación con la pareja o una baja autoestima pueden estar detrás del origen de esta disfunción.

 

Contacta con nosotros si te identificas o identificas a tu pareja en alguno de los trastornos mencionados, si crees que en tu vida sexual hay alguna dificultad o piensas que tu salud sexual puede mejorar.

 

Noelia Servetó. Psicóloga y Sexóloga Clínica
Ir arriba